FANDOM


No-Canónico

La información presentada aquí no tiene relevancia en otros artículos.
Logo3
ElDiariodeVavakx

Capítulo 1

La nueva ciudad de Spherus Magna se levanta con los esfuerzo de todos los pueblos unidos, y creo que por ahora estamos viviendo en relativa paz. Yo soy un Ser Alfa callado, no me gusta compartir lo que sé con los demás, y menos mis secretos. Detesto compartir mi conocimiento, pero en esta ocasión de felicidad puedo dejar de lado ese principio… esta es mi historia.

Soy uno de los pocos legendarios Seres Alfa, criaturas creadas a partir de cadáveres con nuevas identidades y habilidades. Por lo que he aprendido durante toda esta aventura, yo fui un Corcel de Roca. Obviamente ya no lo soy. Tal vez deba “agradecer” la catástrofe de Spherus Magna por eso.

Cuando los habitantes de Spherus Magna encontraron un gran interés en una sustancia proveniente del núcleo del planeta, una guerra estalló. Esta guerra provocó daños irreparables y los Grandes Seres estaban desesperados.

Varias “soluciones” se originaron antes que mi especie – los Señores Elementales, Baterra, Mata-Nui y Rocius-Nui. Ninguna funcionó, y ya era tarde.

La última solución resultó ser la condena del planeta en cuestión. Rocius-Nui – un robot gigantesco – tenía una fuente de poder inestable y cayó en el planeta, destrozándolo en fragmentos.

Esos fueron mis últimos momentos de vida… y el comienzo de mi nueva vida.

Mi padre, Gran Ser Ohm, decidió vivir en uno de los fragmentos más grandes que dejó la catástrofe – Bara Magna. Él mismo tenía una solución… recuperó los cuerpos sin vida luego de la catástrofe y los modificó.

Este fue el comienzo de mi nueva vida – luego de modificar la apariencia de todos nosotros, nos expuso a la sustancia que provocó todo este desastre: Protodermis Energizada. Ohm estaba destinado a morir por nosotros, y su poder fue disuelto en nuestros cuerpos.

Angonce estaba triste por esto, pero también sabía que nosotros éramos la meta que Ohm siempre había deseado alcanzar. Eso lo convenció para que nos criara y enseñara todo acerca del mundo y nuestro propósito… aunque yo nunca fui el más brillante de mis hermanos en combate.

Un día, Angonce nos dio un nuevo deber – nosotros íbamos a vivir en el Universo Matoran e íbamos a mentirles a los habitantes, diciéndoles que nosotros éramos los Grandes Seres para gobernar como una única Orden. Mersny fue elegido para guiarnos en nuestro deber – y es el único que realmente sabe el propósito de nuestra creación.

Capítulo 2

Metru-Nui nos recibió con temor. Era nuestro primer día en el Universo Matoran y ya éramos respetados. Mersny fue el único que habló con el Turaga de la ciudad y le “reveló” que éramos Grandes Seres – el Turaga fue muy tonto en creernos.

En una isla desértica construimos la Torre de Takiw-Nui y todos los Seres Alfa del Universo Matoran se establecieron allí. No tuvimos problemas durante ese tiempo, hasta que Mersny reveló su plan.

Nuestro líder indicó su idea breve y claramente: debemos exterminar a los Matoran y tomar el poder absoluto. Por un segundo, Tahkod parecía estar pensando en la posibilidad. Otro accedió inmediatamente, Hades.

Yo lo escuchaba cuidadosamente, pero realmente vi esto como… un motivo para asumir el control de la Orden. Mi respuesta fue levantarme de la tabla y lanzar un pulso cósmico. Veuy iba a levantarse para ayudarme, pero la mirada de Mersny lo congeló.

“Traidor.” Dije. “No… eres peor que un traidor… ¡Eres una amenaza para el propósito Angonce nos dio!”

“Es un sacrificio.” Dijo Mersny. “Un sacrificio que estoy dispuesto a tomar.”

“¿Y qué harás?” Dije con desprecio. “Eres un insecto ante nuestros ojos… y ante mis ojos.”

Mersny saltó y me cerró de golpe contra una pared. Antes de que pudiera reaccionar, nuestro líder tenía la Lanza Alfa en mi garganta.

“Eres un tonto.” Gruñó Mersny. “Este universo le pertenece al fuerte.”

“¡Insolente!” Grité, levantándome. “¡Nos conducirás a la deshonra!”

“Los conduciré… a la supremacía.” Dijo Mersny. “Supremacía que es nuestra por derecho.” Él dio vuelta hacia mis hermanos. “¿Díganme… a quién seguirán?”

Todos mis hermanos se movilizaron al lado de quien apoyarían. Sólo Hades se movió inmediatamente junto a Mersny. Viendo que fueron excedidos en número, se movió a mi lado y Mersny se quedó solo.

“La decisión fue tomada.” Declaré. “Como mi primer acto… te condeno, Mersny, a destierro. Manakk, Cronuk, ustedes realizarán mi voluntad.” Mersny, indignado y confundido, me miró. “¡Eres un tonto, no mereces gobernar! ¡Enciérrame, pero algún día volveré… y lo lamentarás!”

Yo ya había perdido el interés en las palabras de Mersny. Manakk y Cronuk se movieron rápidamente, unieron sus cuerpos y se fusionaron. La criatura paralizó a Mersny con un rayo temporal y luego lo arrastró fuera del compartimiento. Nunca lo vería otra vez…

Éste no es el final, por supuesto. Hades hizo una pausa al lado de Mersny, y eso era una mala señal. Mi primera acción bondadosa como líder fue dejarlo vivir en exilio.

Capítulo 3

Gretco y yo nos enteramos del nacimiento de los Makuta y la fundación de la Fraternidad de Makuta. Esto inspiró a mi hermano en crear a un Makuta del mismo modo que Mata-Nui hizo. Después de recolectar la misteriosa sustancia que ocultaba el origen de los Makuta, yo lo ayudé creando una armadura. Nuestro pequeño experimento fue llamado Degrogak.

Aunque no exactamente igual, era muy parecido a lo que tenía que ser. El líder de la Fraternidad de Makuta aceptó a Degrogak como miembro, y Gretco lo envió a Destral para comenzar su destino.

Unos pocos días después, recibí un paquete con una máscara y una nota:

“Deseo un lugar en su isla. Degrogak me habló de ella y quiero servir en un lugar digno como el suyo.” Decía la nota.

No pude ignorar las palabras del Makuta y lo acepté en la isla – tal vez fue un error.

Años después de trabajar con nuestro Makuta signado – Zakkond – descubrí la traición de la Fraternidad de Makuta, y por ello decidí vigilarlo cuidadosamente. A pesar de todos los cuidados que tomé para evitar un ataque, Zakkond causó gran destrucción. Yo no podía permitir que el Makuta arruinara mi isla… estaba decidido a expulsarlo. Ambos intercambiamos ataques por un largo tiempo, hasta que Deriahk lo expulsó con un rayo.

Nunca olvidaré su cara de odio mientras volaba lejos de mi isla, pero yo continué mi vida normalmente. En una misión, Veuy y yo viajamos a una pequeña aldea de Matoran. Deriahk estaba impaciente. A primera vista, la aldea parecía normal.

“¿Qué quieres aquí?” Preguntó Veuy.

Kylord está allá, es él a quien buscamos. Parece otro simple aldeano, pero se convertirá en un buen Toa algún día.” Contesté.

Nosotros entramos en la aldea y le hicimos señas a Kylord. Cuando el Matoran se acercó le dije que me acompañara. Él me preguntó porqué, pero antes de que pudiera preocuparme en responder, alguien entró en la ciudad. Un Makuta con una extraña corona corrió hacia mí e intentó apuñalarme, pero lo esquivé y su espada se enterró en un árbol. En ese momento saqué mi martillo. El Makuta no avanzó, de hecho se veía un poco intrigado.

Esquivé unos ataques, y entonces comenzó a matar todos en el pueblo. Sólo me preocupé en salvar a Kylord y cuando volví ya era demasiado tarde. El Makuta había desaparecido como una serpiente, y no dejó ningún rastro que seguir.

Esto no quería decir que mi trabajo en esa aldea había terminado…

Capítulo 4

Mientras caminaba a través de la aldea encontré a otro Makuta.

“¿Qué haces aquí?” Pregunté.

El Makuta jadeó, sorprendido. Cuando me vio, se arrodilló, arqueó su cabeza, y comenzó a balbucear. Deriahk caminó a mi lado y usó su poder de visión, reduciendo el tamaño del Makuta permanentemente. El pequeño me miró con odio y me dijo:

“¡Te prometo que yo, Makuta Bedurox, me vengaré de ti!” Dijo y desapareció.

Luego me acerqué a un montón de escombros y comencé a cavar. A varios pies de profundidad apareció una caja cubierta en rubíes, zafiros y esmeraldas. Mientras la abrí cuidadosamente, me pregunté lo que la caja contenía. Cuando lo vi, no lo pude creer.

Algo horrible estaba en mis manos. Lentamente retiré los objetos de la caja, era verdad… estas máscaras existían. Veuy se acercó y dijo.

“Kylord ya está a salvo. ¿Porqué sigues aquí?”

“Algo horrible.” Respondí. “¿Has oído hablar de unas Kanohi raras?”

Veuy sabía la historia: Los Grandes Seres crearon dos grandes máscaras con un poder raro. Estas dos máscaras eran un mito, la Máscara del Espacio y la Máscara del Inframundo.

Veuy intentó no demostrar lo preocupado que se sentía.

“Oh…” Dijo. “Creo que no esperaba escuchar algo así ahora.”

"Me prepongo a usarlas." Dije. ".Las dominaré, y evitaré que caigan en manos equivocadas.”

Veuy arrancó la Máscara del Inframundo de mis manos, y me miró.

“No harás esto solo.” Dijo. “Tu usarás la Máscara del Espacio… yo utilizaré la del Inframundo. Compartiremos esta nueva adquisición.”

Capítulo 5

Veuy estaba enfermo… gravemente enfermo, y nadie sabía por qué. Parecía estar agotado, como si hubiese luchado durante días contra algo. Nadie pudo obtener una respuesta, porque Veuy no tenía fuerzas para responder.

Me preocupé mucho ante esta situación. Era necesario descubrir las causas del mal, y sólo había un modo para hacerlo… telepatía. Por suerte, mi cerebro se había desarrollado muy bien, y era capaz de utilizar esa habilidad. Concentré mi poder e invadí los pensamientos de mi hermano, y en ellos encontré la respuesta.

Veuy, siendo el Ser Alfa del Espíritu, tenía una gran responsabilidad – proteger un mundo inverso lleno de espíritus. Al parecer, este mundo estaba en caos, y Veuy intentaba controlarlo. Esto lo estaba agotando y torturando.

Usando mi telepatía arranqué a Veuy de su pesadilla. El Ser Alfa del Espíritu despertó y me miró.

“Debo volver… no puedo dejar las cosas así.”

Tenía que haber una solución más fácil para ese problema… y tenía una idea.

Concentrando mis poderes elementales en una piedra, creé un pequeño universo. Inmediatamente, transferí la energía hacia la gema. Podía sentir gran debilidad, cansancio… pero continué. Tras varios minutos de agotadora concentración, pude contener su nuevo universo en el interior de la piedra.

Veuy miró sorprendido mi acción y sabía que esa piedra era la solución, pero para despejar sus dudas preguntó:

“¿Qué se supone que hará eso?”

“Es una prisión.” Expliqué. “Ya no tienes que mantener el orden en un mundo de almas bondadosas y malévolas. Simplemente tienes que… organizarlas.”

“Una Roca del Inframundo.” Dijo Veuy, recibiendo la roca.

Capítulo 6

Unos días después de haber creado la Roca del Inframundo, algo extraño comenzó a suceder. Cientos de Rahkshi pisaron la costa de nuestro hogar. En medio de la noche, varios Matoran desaparecieron. Entonces, comencé a sospechar que Teridax o alguien cercano a él nos quería muertos. Mis guardaespaldas fueron enviados a vigilar la isla completa.

Según Deriahk, Toa Guhjii vagó a través de las amplias avenidas de Takiw-Nui, más allá de los laboratorios.

Ah, Deriahk… olvidé mencionar el día en el que lo encontramos. Luego de los experimentos que Makuta Spiriah hizo en Zakaz, decidió huir y buscar el Gran Refugio de Artakha. Un día llegó a la orilla de Takiw-Nui y Nugru lo capturó junto a otro Skakdi. Se presentó ante mí y me contó su historia. Ese día le permití unirse a mi Orden y ser mi guardaespaldas. Lo primero que hicimos fue extraer esa espina dorsal. Luego le dimos otro regalo, una armadura adaptable que lo transformaría en un ser totalmente diferente cuando quisiera ocultarse. A pesar de todo lo que vivimos, creo que él es el único ser al que puedo considerar mi verdadero amigo.

Pero debo permanecer en el tema. Durante la invasión de las fuerzas de la Fraternidad de Makuta en Takiw-Nui, Toa Guhjii fue atacado por un Makuta – Nutrex – y convencido para traicionarme.

Más adelante me di cuenta lo tonto que fui. Toa Guhjii me dijo que el Makuta quería solucionar nuestros problemas. Deriahk pensó que nunca tendríamos tal ocasión otra vez para terminar con los ataques. A la hora indicada, nos dirigimos a la sala de conferencias, pero no había rastro de Makuta Nutrex.

“¿Dónde está?” Deriahk exigió, viendo a Guhjii. “Dijiste que el conflicto podría terminar hoy.”

En ese momento, Makuta Nutrex apareció y Deriahk sacudió su cabeza. El Makuta me vio con ojos fríos, luego sacó de la mesa un frasco conteniendo una sustancia azul. De repente cayó en mí y rompió el frasco, vaciando su contenido. El líquido cayó en mí, filtrándose en las grietas de mi armadura. Cegado por el dolor, me desmayé. Según Veuy, un círculo se formó alrededor de mí, pero Nutrex ya había desaparecido.

Al despertar pude darme cuenta de que Guhjii era un bufón traidor arrogante y desagradable. Si Deriahk u otro hubiera deseado ahorrarme el trabajo de matarlo, no lo habría evitado. Sin embargo, el Toa tuvo suerte y fue encerrado antes de que pudiera vengarme.

Luego del ataque, comencé a sentir el cambio que la sustancia de Nutrex hizo en mí. Controlado por una fuerza irresistible, me atreví a viajar al Monte Valmai, invadir el compartimiento de la Kanohi Ignika… ¡Y robar la máscara! De todos modos, no la mantuve mucho tiempo. Así comenzó una época de corrupción para mí.

Lo que ocurrió durante mi época de corrupción es demasiado humillante, así que no lo escribiré...

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar