Fandom

MOCers Wiki

Depredación

1.751páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión0 Compartir

Depredación
.
Serie
Creador(es) IDG
Género Escrito
Estatus En progreso
MOCers Wiki
Depredación es un serial escrito por IDG, cuyos protagonistas son los Cazadores Oscuros Miseria y Susurro.

ContenidoEditar

Capítulo 1

Un barco llegó a la oscura costa de Xia. De él bajaron dos personajes bastante peculiares, que despuntaban bastante con respecto al paisaje que los rodeaba. El primero, apodado Miseria, era alto y esbelto, y portaba una armadura azul y negra, adornada con varios detalles plateados. El segundo, a quien llamaban Susurro, era más bajo, y, aunque esbelto también, andaba encorvado y lucía un aspecto insectoide. Ellos eran Cazadores Oscuros.

Miseria se adelantó y comenzó a rastrear el terreno. Desde su posición, podía esculcar La Montaña, nombre que los xianos habían dado a la enorme montaña viviente que, según la leyenda, devoraba a los seres que osaban ascender por ella. Alrededor de esta montaña se hallaba la Ciudad Anillo, el principal asentamiento de Xia que era llamada así a causa de su posición, rodeando La Montaña.

Susurro se acercó a su compañero de misión, y le habló con su habitual hilo de voz.

-¿Qué se siente al volver a tus raíces?

Aunque a quien lo oyera le pudiera parecer que lo decía en tono burlón, Miseria lo conocía lo suficiente para saber que lo preguntaba en serio.

-Una sensación entre alegría, nostalgia… y unas repentinas ganas de matar Vortixx.

Susurro rió secamente. Los dos se encaminaron hacia el Norte.

Después de dos horas de camino, llegaron hasta la Ciudad Anillo. Las calles estaban muy concurridas, y era prácticamente imposible dar dos pasos sin tropezarse con un mercader, un trabajador o un simple transeúnte. Miseria no tenía problemas para ver su camino dada su altura, pero Susurro debía ir dando pequeños saltos para poder orientarse. Avanzaron hasta que llegaron a un pequeño puesto, en el que un par de Toa regateaban con una vendedora Vortixx.

Miseria apartó a los dos Toa de un empujón. Uno de ellos, un Toa de Aire enfundado en una armadura verdosa, lo encaró.

-¡Eh! ¿Qué te crees que estás haciendo, imbécil?

Susurro lo miró con furia. Él odiaba a los Toa, y aquello lo sabían todos los que habían tenido constancia de su existencia. Era su crueldad hacia los Toa lo que le había labrado una fama.

-No creo que te apetezca tener problemas con los Cazadores Oscuros, ¿verdad?

El Toa de Aire titubeó, y luego dio unos pasos hacia atrás, apartándose del puesto. Mientras tanto, Miseria había agarrado a la Votrixx por la muñeca y la estaba interrogando.

-El Sombrío lleva esperando ese artefacto dos semanas más de lo que acordamos ¿Cuál es tu excusa, Kharia?

Kharia, con un rápido movimiento, se liberó del agarrón del Cazador.

-No es mi culpa. El transporte que llevaba el material debería haber llegado antes. Pero yo ya le avisé a los otros títeres de El Sombrío de que tenía que pasar por el pantano maldito. La bestia del pantano lo habrá detenido, porque no volví a tener noticias de mi contacto.

Susurro saltó sobre el puesto y acercó su cara a la de la Vortixx.

-¿Crees que nos vamos a tragar ese cuento estúpido?

-Si no me crees ¿por qué no vais allí y lo comprobáis? Porque yo no pienso ir a ese sitio.

Miseria le puso su brazo cuchilla en el cuello a Kharia.

-Hemos venido a por el artefacto, no a debatir la existencia de bestias legendarias. Así que dinos la verdad, o te mato aquí mismo.

Kharia sonrió.

-Soy la única que sabe fabricar el artefacto. Si lo quieres, ve a buscar los materiales al pantano y con gusto lo fabricaré para ti. Piénsalo, no te queda otra opción. Si miento, puedes venir y cortarme la cabeza. Pero no lo harás, porque solo yo sé crearlo.

Miseria soltó un sonoro suspiro y luego miró a Susurro. Aquella Vortixx era demasiado inteligente para tragarse sus faroles.

Capítulo 2

Las ciénagas de Xia tenían fama de ser las más podridas, infectas y nauseabundas de todo el Universo Matoran, y aquella no iba a ser la excepción. Después de horas de caminar en lo que a ambos les pareció un absurdo círculo vicioso, a pesar de estar avanzando en linea recta cuando podían, los dos cazadores estaban agotados. 

Miseria, frustrado, destrozó otro pequeño arbol que sobresalía del suelo.

-Esas muescas. Esas malditas muescas son las que hice hace más de una hora, cuando pasamos por aquí por tercera vez. ¿Te das cuenta? La Vortixx quería que nos perdiéramos aquí, para poder largarse con el artefacto.

Susurro lo miró inquisitivamente. No era propenso a hablar en aquel tipo de situaciones, pero en ese mismo momento, su compañero de viaje estaba comenzando a presuponer demasiado.

-No creo. Ten en cuenta que ella no tiene ni idea de lo que puede hacer ese objeto, por lo que robarlo sería una estupidez, teniendo la opción de dárnoslo por una buena suma.

-A menos que Nidhiki nos haya traicionado.- Objetó Miseria- Piénsalo, él vino aquí las últimas veces a preguntar por el artefacto, y es probable que la Vortixx lo engatusara, o que él mismo se ofreciera. Recuerda que él es propenso a traicionar a sus aliados.

Se hizo un incómodo silencio entre ambos. Miseria volvió a hablar.

-La parte buena es que Nidihki está bien muerto ahora.

-Y la mala es que no he sido yo el que lo ha despedazado.-Musitó Susurro, haciendo una mueca.

Miseria se detuvo. Sin decir nada, agarró a Susurro por el hombro y le señaló un charco, el cual estaba evaporándose lentamente. Se giraron, y pudieron apreciar que el resto de pequeños pozos a su alrededor también burbujeaban y comenzaban a humear, desapareciendo en el aire, al tiempo que notaban un ligero aumento de temperatura. Aquello, definitivamente, no era natural.

Un instante después, escucharon un sonido. Un murmullo que parecía provenir de todas partes, y a la vez de ninguna, rodeándolos, intensificándose por momentos.

-¿Qué se supone que es esto?- Miseria trató de buscar la fuente del sonido, pero la niebla cubría su campo de visión. En un intento de detectar algún rastro de vida a su alrededor, Miseria activó su visión especial. Rápidamente identificó una figura, en frente de ellos, que, según un vistazo rápido, parecía un Toa. Un Toa algo peculiar, pero un Toa.

Intentó advertir a Susurro, pero el murmullo se había vuelto tan fuerte que no podía oir siquiera su propia voz. El calor también se intensificaba, debilitándolos y obligándoles a caer de rodillas.

Debido a su sensibilidad a los sonidos fuertes, Susurro no tardó en desplomarse, inconsciente. Miseria se arrastró hasta él para agarrarlo e intentar escapar con las pocas fuerzas que le quedaban, y, justo cuando lo logró, el sonido se detuvo de repente, al tiempo que la temperatura volvía a la normalidad.

Miseria cogió a Susurro en brazos y le examinó la piedracorazón, que, aunque tenue debido a su estado, aun brillaba con un llamativo color carmesí, indicando que seguía vivo.

Aquella piedracorazón fue lo último que vio Miseria antes de que una piedra lo golpeara en la cabeza y perdiera el conocimiento él también.

PersonajesEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar